miércoles, febrero 08, 2006

Compañia

Parece que los científicos demuestran por fín algo que es de dominio público:

Las mujeres casadas sometidas a un estrés extremo que tienden la mano para coger la de su marido sienten un alivio inmediato, según han descubierto unos neurocientíficos en lo que consideran el primer estudio sobre cómo el contacto humano afecta a la respuesta neuronal a situaciones intimidatorias. El efecto tranquilizante del contacto pudo apreciarse en escáneres de zonas del cerebro profundo que participan en el registro de alertas emocionales y físicas.


Una mano cálida y suave, me apreta un poco. Me sonríen, me arropa y me consuela con chucherías. ¿Qué más se puede pedir?. Que mi vida no sea un caos. Al menos, tengo a álguien que me dice lo que necesito. Todo pasará.

5 comentarios:

Sol dijo...

Interesante descubrimiento, me recuerda una apasionada clase de psicología del desarrollo de hace unos años, en ella la profesora explicaba la necesidad de los bebes de ser... asi simplemente ser, sin tener que hacer o tener, ellos necesitan ser para luego comenzar a hacer y por ultimo tener. Me sucede a veces que tengo una necesidad parecida, creo que tiene relacion con el hecho de no querer estar siempre en función, desconectarse para poder ser por unos instantes, nada más que ser. Y me pasa que solo con una persona puedo ser simplemente y es esa la compañía que extraño tanto en estos dias... ojala su mano tome pronto la mia.

Deyector dijo...

Lo apunto, seguro que agradecerá que le coja la mano cuando me la de. De los pies fríos en la cama no dicen nada,¿verdad? ¿a que puedo seguir llamándola criminal y cruel cuando me los pone?

Gacela dijo...

Sabía yo que tenía que haber explicación científica.

Porque esos nervios que se van, esa calidez que sube, esas lágrimas que dejan de pelearse para ver quién sale la primera... eso tenía que ser por algo.

Y sí, todo pasará. Siempre cambia el viento. :-)

LUIS AMÉZAGA dijo...

Me gusta que investiguen lo obvio.

D. Itaca dijo...

mmm...¿y sobre los hombres casados no dice nada esa investigación?
Yo quiero saber si es el mismo motivo que las mujeres los que les lleva a alcanzar una mano. O a acurrucarse y meter la cabeza entre unos brazos femeninos, o desparramar una melena ajena sobre la almohada...