sábado, abril 01, 2006

Doctor House

A veces me siento en Dr. House.

No por mi atractivo personal, ni mi deslumbrante intelecto, ni por mi cojera, ni por mi ingenio, ni por tener comiendo de mi mano a la chica. Me siento como el Dr. House porque tras horas y horas de oír a la gente contarme sus historias me entran ganas de decir eso de "si señora, si señora, si señora, a la mierda señora!! déjeme en paz señora!! he dormido 4 horas, duermo gracias a pastillas y estoy de resaca todos los días, déjeme vivir!!"

Evidentemente me comporto como un profesional serio y casi siempre hasta doy el pego. No creo en aquellos psicólogos que son todo amor y armonía, cariño y afecto, como un oso amoroso con bata blanca. Van por la vida dando mensajes de amor, la vida es bella, bla bla bla. Por 45 mtos de amor a 60€, mejor irse de putas.

Y no es que me afecten los problemas que me cuentan. Realmente me resbalan. Y me resbalan no porque no me interesen ni me importen. Simplemente no creo que el profesional necesite sentir lo que siente el paciente. Para qué, con que sufra uno es suficiente y el psicólogo ya bastante mierda puede tener en su vida como para sufrir por partida doble. Basta con ENTENDER al paciente. Saber lo que tiene y darle solución. Yo no soluciono el problema de nadie llorando junto a él, el asunto está en que no llore nadie, no perdamos el norte.

Seré mal profesional, puede que si. Reconozco que a mi se me da mejor lo de "señora, usted tiene esto, búsquese la vida" a lo de "señora, la solución a su problema es este". En este último aspecto me siento muy identificado con nuestro recientemente popular Dr. House, la gracia está en la enfermedad, no en el enfermo. Una vez descubierta y destripada, ya se acabó la gracia, es como el sexo, una vez "resuelves el misterio", ya no es divertido.

Espero que mis jefes no lean esto, aunque si lo leen, les reto a que encuentren pruebas para cuestionar mi trabajo.

11 comentarios:

Marga dijo...

Que bien que no seas un Psicologo de esos que te entregan- todas-las herramientas-necesarias para que uno aprenda , si lo hace bien a morirse de esperanza, o lo que es peor de optimismo.
Solo una cosa, hay que dejar llorar a la gente a mares, a ver si con el torrente...!arrastramos hasta el mar todas las ilusiones descontroladas!
Repli:¿ podriamos hacer un ministerio para el uso moderado del optimismo, con campañas publicitarias para controlar su uso?.
Gracias por desvirgar mi blog, un beso.

Bito dijo...

Hombre... sí que es verdad que a veces algunas personas más que un buen par de orejas que las escuchen necesitarían una buena reprimenda, dejar de contar los problemas una y otra vez y ponerse manos a la obra para resolverlos. Quizás no vendría mal ponerse firme de vez en cuando, aunque claro, a ver cuando dura usted en el puesto si le da por hacerlo.

es como el sexo, una vez "resuelves el misterio, ya no es divertido" ¿ehhhh?

Wendeling dijo...

A mi también me cae bien el Dr. House... eso sí, ojalá no tenga uno similar atendiéndome.

Y con respecto a tu trabajo, mientras tú sepas que lo estás haciendo bien, que se callen los jefes.

Besos de una maia.

La navaja en el ojo dijo...

La serie de House es buenísima. Creo que este martes emiten el capítulo por el que le dieron un Emmy al guión. No os lo perdáis.

Manuela dijo...

A mí me cae bien House. Es interesante tu profesión y si no te dejas influir mucho mejor. Yo también creo que si mantienes las distancias con el paciente le puedes ayudar mejor, aunque es evidente que o que necesitamos cuando vamos al sicólogo es que alguien nos escuche. Analiza, si no por qué pasamos horas y horas de nuestra vida hablando con un teclado , leyendoa gente que no conocemos, en vez de liarnos a beso (cuando menos) con la primera persona de carne y hueso con al que nos crucemos.
Misterios del alma humana(si es que existe).

LUIS AMÉZAGA dijo...

Si entraras en la dinámica de curación por empatía, no durarías en el trabajo ni un mes. Distancia y conocimiento, no hay otra. Para echar la mano al hombro ya están los amigos de barra.

lunax dijo...

ummm yo no soy psicóloga pero creo que lo que dices tiene mucho sentido... si ayudas s tus pacientes ofrecidendoles salidas o alternativas a sus problemas estupendo!! no hace falta meterte en la piel de cada uno y hacer tuyos sus problemas ufff eso no hay mente que lo resista!!

:-)

KAMELAS dijo...

A ti lo que te pasa es que no tienes corazon !!!

La mayoria de tus pacientes seguro que solo necesitan un poco de conversacion ( Como dice Luis, seguro que les han echado del bar por llorar demasiadas veces en la barra )

Poledra dijo...

Jo, debo ser la única que no ha visto al Dr. House, es lo malo de andar tan liada...

Un abrazo!

Sol dijo...

Solo tres cosas:

Revisa tu spam... ya te escribi...

Dr House... excelente serie, lastima que solo la puedo ver a veces...

No creo en eso que..."una ves que resuelves el misterio deja de ser divertido"... no creo que hables en seri, si es asi quiere decir que aun no te das cuenta del misterio que es una mujer...

Cariños...

Beatriz dijo...

WOW, una profesion interesantisima aunque puede resultar muy cansada si haces esos problemas tuyos. Yo creo que con decirle al paciente, tienes esto y asi se cura, ¿que hara? es suficiente, si el decide hacer algo o no ya queda por su cuenta