domingo, septiembre 23, 2007

La sesuda reflexión del lunes

"A mí me ocurría lo mismo, pero con un botijo. Fíjate, 2 agujeros y un asa en algo parecido a un cilindro que ni era cilindro, o a una esfera, que ni era esfera. No sabía por qué agujero tenía que beber el agua, y no sabía si el asa era finalmente un asa o algún extraño mecanismo, ya que yo podía coger el botijo por el cuerpo central. Al final desistí, y ahora bebo agua por una botella, que también es complicada, pero al menos tiene solo un agujero."


Visto en el foro de Barrapunto, cada día es más complejo tostar un CD.

1 comentario:

LUIS AMÉZAGA dijo...

A mí me gustan los agujeros, aunque no sepa qué hacer con ellos ;)