sábado, octubre 13, 2007

Por fin...

... me voy a dar el gusto de hacer algo que llevo tiempo queriendo hacer y no sabía cómo. El diario Público (aunque no estoy seguros que sean ellos los padres de la criatura) organizan una campaña de "limpieza urbana" de símbolos franquistas a nivel nacional, amparados en la flamante ley de Memoria Histórica. Con esta campaña, entre todos podemos localizar y solicitar la eliminación de estas vergüenzas, basta que le saques una foto, la envíes y digas donde está.


Ni corto ni perezoso, me he dado el gusto de denunciar una vergonzosa placa de mármol que luce sin vergüenza ninguna una iglesia del pueblo del norte de Tenerife llamado Los Silos.

Pincha en la foto para agrandar si tienes suficiente estómago

En fin, que a gusto me he quedado.

6 comentarios:

scratty dijo...

A por ellos, oe! Que son pocos y cobardes (en verdad son muchos, pero cobardes).

Mapoto dijo...

En la iglesia de La Guancha, cuyo nombre no recuerdo, creo que había una en uno de los laterales. No puedo ir para sacar una foto, dejo el dato por si alguien puede...

Bito dijo...

¿caídos? ni tan mal, me jodería mucho más que aún estuvieran vivitos.

Anónimo dijo...

Y calles hay a miles. Aqui en Murcia la Avd de la Constitución se corta con la Avd Primo de Rivera, cosas curiosas

E. Martin dijo...

Ahora dirán que esas placas también son monumentos histórico-artísticos que hay que conservar.

La placa que había en la plaza de la Candelaria de Santa Cruz desapareció hace bastantes años sin que nadie hiciera ruido.

Zorro de Segovia dijo...

a mí esas placas sólo me cuentan que todos los que allí aparecen tenían menos de 25 años y que nunca supieron quién ganó la guerra.

NO me importa que las placas sigan donde están, pero sí que algunos VIVOS intenten hacerme creer que no sucedió nada y que esa gente murió por sus ideales, que había dos Españas y tal y tal.

¡Unos cojones! aquí había dos Españas sí, pero no rojos y nacionales, sino poderosos y débiles. Los primeros mandaron a los segundos a matarse y hoy lo volverían a hacer.