sábado, enero 02, 2010

Por quién doblan las campanas

Grande


A la hora de iniciarme en Ernest Hemingway, estaba en la duda de elegir "Por quién doblan las campanas", o "París era una fiesta", dado que el argumento de ambas realmente me despertaba mucha curiosidad. Finalmente me decidí por la primera, pese a que sus dimensiones intimidaban en un principio.

Tres días de historia, solamente tres simples días en la vida de un profesor de español estadounidense metido a dinamitero en las brigadas internacionales durante la guerra civil española. Tres días donde el vital autor americano comprime toda la vida de una persona, incluso probablemente la suya propia. Tiempo para luchar, aprender, enamorarse, dormir, comer, beber y morir. Una brillante metáfora de como una vida plena se puede realizar en poco tiempo, mientras una longeva existencia nos puede convertir en un anodino saco de huesos.

Inteligencia, drama, esperanza y vida. Más que recomendable.

4 comentarios:

Uma dijo...

me encantó este libro, lo leí en un momento especial de mi vida y me marcó la intensidad de la relación de amor que se cuenta...
también me gustó lo claro que deja que en una guerra (civil) no hay buenos ni malos...como a pesar de dejar claro su punto de vista, toman protagonismo los remordimientos de todos...en fin!!
besos

Boris Chicarpo dijo...

La colección de Cuentos que sacó el año pasado la editorial Lumen tampoco tiene desperdicio.
Muy recomendable.

gonzalo dijo...

que manera de provocar la lectura!!!!, gracias.

cosmofonio dijo...

Espero que todo vaya bien.

O, según va el mundo, que vaya al menos regular :)