martes, septiembre 05, 2006

Oficios

Cada día tengo más claro que no hay más sordo que el que no quiere oír, ni más tonto que el que no quiere saber.

Yo, en plena faena con un paciente, el informático de la empresa con su cliente al teléfono movil. Cada uno acaba sus respectivas conversaciones, él, un cliente que no le interesa saber la diferencia entre un deuvedé y un cedé, yo con un paciente que, si yo estuviera en su lugar, no iría al psicólogo, iría al puente más cercano y más alto posible.

Al final, cada uno va hacia el otro, nos miramos, y directamente opinamos del trabajo del otro "un ignorante", por un lado, "un desgraciado", por el otro. ¿Y yo que hago opinando del trabajo del informático?. Lo cierto es si algo te gusta, no lo estudies, ni lo trabajes, acabarás odiándolo.

Dedícale el tiempo que te sobre a lo que te guste. Que no te paguen por ello, que los otros no te pongan las metas, ni decidan qué está bien ni qué está mal. Que tu único premio sea el tiempo que inviertes en hacerlo. Quien diga que hay que dedicarse a lo que nos gusta, miente.

Cuando pasamos de hacer algo por el mero hecho de hacerlo, a hacerlo porque nos pagan, acabamos de arruinar nuestra vida. ¿Te gusta la informática?, no la trabajes, ¿te gusta escribir?, no vendas tus libros. El dinero corrompe tu ilusión, tu jefe se cagará en ellas y odiarás lo poco que nos da vida.

11 comentarios:

Deyector dijo...

A mi me gusta mi trabajo y lo disfruto, siempre que no caiga en la rutina ni venga ningún listo a intentar enseñármelo o algún amargado a pretender dejarme mal

jota dijo...

¿Y estar toda la jornada en un trabajo que no te gusta, aguantando a unos compañeros subnormales?

¿Aguantarías?

En mi caso, si no curro en algo que me guste, me acabo "quemando" y enviando al jefe a la mierda, literalmente.

Blackwidow dijo...

Simplemente haz lo que te apetezca

Gacela dijo...

Yo al contrario. Prefiero trabajar en algo que me guste, y como tengo la suerte de que me gustan varias cosas, poder dejar otras que también me gustan para los momentos de ocio. Pero dudo que aguantara demasiasdo en un trabajo que se me hiciera rutinario, pesado, en el que no disfrutara nada... son demasiadas horas al día como para que sean de color gris.

Alicia 2.0 dijo...

Vaya es una teoría muy interesante

Namor dijo...

En informática la cosa es especialmente sangrante. Es un trabajo que quema mucho, y plagado de intrusismo laboral.

Supongo que al final la cosa se resume en:

Si me pagan lo suficiente o lo que me corresponde (ja, ja), aguantaré. Si no, me pasaré a la fontanería.

rorschach 3D dijo...

Cuando estoy hasta los cojones del curro que tengo entre manos, cansado, harto, desesperado... Pienso que en lugar de estar currando en lo que me gusta podría estar igual de quemado pero rellenando facturas o arreglando grifos.

Y de repente me siento menos cansado, menos harto, menos desesperado...

Ike Janacek dijo...

Menos mal que esa regla no siempre se cumple, pero en mi caso te doy la razón. Me dedico al dibujo, la ilustración y derivados.
El caso es que ya no me gusta lo que hago, y lo sufro más de la cuenta.
Todo empieza por las condiciones laborales, por lo poco considerado que está esto, etc... Y un día se da uno cuenta de que no sabe hacer otra cosa y encima odia hacerlo.
:(
Bué, no me haga usted caso, debe ser la depre postvacacional.

Una cosa más: lo que sí es un sufrimiento total es la cantidad de pop-ups publicitarios que se abren al entrar en tu blog. Ni con el firefox, oiga... Menos mal que merece la pena leerte :)

LUIS AMÉZAGA dijo...

Los únicos que no salvamos somos aquellos que nos gusta el dinero, así, a secas ;)

Marga F. Rosende dijo...

Interesante tema para reflexionar.
¿Será verdad lo de que el dinero sigue a lo que amas?.
Un beso

Carmen dijo...

No estoy muy de acuerdo contigo pero bueno en parte sí, demasiado bucólico el vivir así... muuuuuuuuuuy bonito pero difícil