lunes, febrero 05, 2007

La oficina misteriosa

Hay tres cosas que me intrigan profundamente en esta vida: ¿como el enano del bigote fue presidente ocho años? ¿como las mujeres son capaces de hacer vida normal sin estar continuamente sobándose las tetas? ¿qué coño hay en la oficina al lado de mi curro?.

En la empresa llevamos meses intrigadísimos con lo que ocurre en esa misteriosa oficina. No tiene cartel por fuera, está a pie de calle pero nadie ha visto entrar y salir nunca a un cliente, y tienen la luz encendida hasta altas horas de la noche, como los puticlubs (y ustedes se preguntarán como se yo eso, pero esa es otra historia) solamente vemos entrar a un señor que parece alemán y que cada vez que va se pone hasta el culo de gritar en un idioma parecido al hebreo con acento de Cuenca.

En la oficina tenemos montada una rígida estructura orgánica que indica qué día de la semana le toca a quien comprar los cafés, quien coge el teléfono a la hora de la comida, y quién coño le va a preguntar a los de al lado a qué dedican su vida, el día que aparezcan, porque han desaparecido.

Más intrigados estamos ahora que lleva una semana sin aparecer nadie por esa oficina, llegó un día el señor de los gritos, los puso a caldo en un idioma que seguro que es pecado usarlo fuera de la Tierra de Mordor, y nadie más ha vuelto a aparecer por allí. Todas las mañanas nos asomamos a la verja... esos muebles de Ikea, esas impresoras puestas en el suelo de cualquier manera... algo bueno no están tramando, seguro.

Algunas hipótesis apuntan a que es una agencia de viajes... o al menos eso nos dijo alguien que ya nadie recuerda, tal vez fuera uno de ellos, para despistarnos..., pero dado que nadie ha visto entrar nunca allí un solo cliente, sospechamos que es todo una tapadera. Otra hipótesis ha surgido a raíz de forzar la vista pegando la nariz al cristal de la puerta, logrando ver el logotipo que figura en los almanaques des sus mesas. Una Balanza. ¿Será un gabinete de abogados?, ¿será un laboratorio clandestino de coca poco disimulado?. No es que un almanaque sea muy informativo, teniendo en cuenta que en mi oficina predominan los almanaques de publicidad de potitos para ancianos...

El día que vuelva a aparecer alguien por esa oficina, al mismo que le toque pagar los cafés le tocará echarle morro y preguntarles.

A mi me toca los viernes, espero que no me toque...

8 comentarios:

LUIS AMÉZAGA dijo...

No sabría decirte qué ocurre en esa lonja. Quizá guarden chinos para reponer. Lo que sí puedo opinar es sobre las otras dos preguntas:

"¿Como el enano del bigote fue presidente ocho años?"
Inexplicable, casi tanto como que el de ojos azules lleve de presidente ya tres años.

"¿como las mujeres son capaces de hacer vida normal sin estar continuamente sobándose las tetas?"
Inexplicable, aunque hay días que también yo consigo estar sin tocarme los huevos.

E. Martin dijo...

¿Una balanza?

¿Podría tratarse de algo peor que un puticlub o un laboratorio de coca?

¿Podría ser un (gasp)... despacho de abogados...?

Anónimo dijo...

tal vez no lo hacemos porque estan "ahi" y hasta nos fastidia ..la verdad es que tratamos de ignorarlas XD en fin .. al menos tienes algo entretenido en que perder el tiempo en tu oficina otros andamos de aburridos en nuestras vacaciones ¬.¬

atte:sora

prazsky dijo...

jeje

esos misterios molan :)

magreb2005 dijo...

De misterio nada es mi oficina...

magreb2005 dijo...

Gracias por la visita. Lo de que es mi oficina era broma, sigue indagando...

magreb2005 dijo...

¿tu nombre no será Noé? casi me olvido...

magreb2005 dijo...

Ya sé seguro que es la conexión oculta que le dijo al alcalde Zerdolo que comprara un acantilado por 800 millones...