domingo, febrero 11, 2007

Maurizio Panniello


Pinchar en la imagen para verla en grande


Yo estuve ahí, en esa conferencia, cerca de las últimas filas, el viernes pasado. No conocía de nada a Maurizio Panniello, solo se que era joven, con un futuro inmenso por delante. Con energía para luchar, radical, comprometido, entusiasta. Yo vi esas ganas de vivir y ese entusiasmo desde las últimas filas del salón de conferencias de un museo.

Una semana más tarde, Maurizio Panniello está muerto. Una simple excursión, un error estúpido, y una vida terminada para siempre.

Y yo aquí, rumiando mis estupideces, destruyéndome a mi mismo, sin sentir ni disfrutar lo que tengo, sin gozar de mis oportunidades, yo mismo revolviéndome en mi mierda. Yo que tengo por ahora vida, mientras yo desee tenerla, mientras el destino no tome la decisión por mi.

4 comentarios:

LUIS AMÉZAGA dijo...

Ya nos tocará. Mientras tanto, a arriesgar.

E. Martin dijo...

Un conocido mío está entre los supervivientes. Ésta ha caido cerca, por lo que se ve.

magreb2005 dijo...

No quiero que estes triste por nada de este mundo. El "I Ching" libro- oráculo de China que es el fundamento del Anarquismo dice "No estés triste. Sé como el sol al medio día..." Los musulmanes dicen que discutir sobre el Destino no tiene sentido ya que la inamovilidad de éste hace todo debate estéril.
Un consejo que no me has pedido y que no quiero que te pareca arrogante de mi parte: refúgiate en la fe de la Física Quántica, en su curva misteriosa, ante el daño de lo creado, ante la oscuridad cuando se extiende, ante el daño de un envidioso cuando envidia. Eres un hombre jóven y por lo que he visto muy bien amueblado. ¡Levántate y proclama tu ciencia!

prazsky dijo...

Nos movemos a impulsos, está claro. Aprovecha este. Los demás esperaremos el nuestro.