sábado, junio 14, 2008

Una breve historia de casi todo

Interesante

Una breve historia de casi todo, de Bill Bryson tuvo la mala suerte (o buena) de ser uno de mis libros de viaje. En general, cuando a un libro le toca acompañarme le acabo cogiendo manía, más que nada porque acabo empachado, y de este acabé un poco hasta las narices. En general, me gustó bastante. Ameno, interesante y dinámico. El autor realmente se esfuerza en tratar de mantener la "acción" y el interés a través de sus abundantes 600 páginas. A veces lo consigue y a veces no, pero no podemos pedirle a un libro de divulgación de esta extensión más de lo que logra Bryson. Se aprende mucho y sobre temas realmente variados, tanto que a veces entre tanto cotilleo científico parece que estamos ante la Cosmopólitan de la divulgación. Resumiendo, se aprende un montón de cosas estupendas para quedar de culto en las reuniones sociales, como defecto, tal vez demasiado irregular.

4 comentarios:

Scratty dijo...

Cuando lo termine, ya te discuto si hace falta :D

Yogurin dijo...

Aló aló!
No, sí Teresa si que sufre la pobre; pero me refiero que parece que se retrate al personaje de Tomás como si no tuviese la culpa, como si no estuviese haciendo nada malo(desde el punto de vista de como lo retrata el autor) ¿no te parece?
Buenuuu a cuidarse :)

prazsky dijo...

Yo lo terminé hace unos meses. Opino más o menos como tú. Quizá sobre un poco de cotilleo y falte divulgación.

Scratty dijo...

Cumpliendo mi amenaza de volver :D
De acuerdo en casi todo, creo que los altibajos son propios del lector y no de la lectura en sí: el libro se te hará más pesado en los bloques de ciencias que menos puedan mantener tu atención. Así que no es un defecto del libro, sino nuestro.