jueves, febrero 26, 2009

¿Delirios?

Cuando entré aquel paciente en silla de ruedas a mi despacho, estaba yo mentalmente haciendo los cálculos de cuanto tardaría en valorarlo, para poder ir a tomarme el merecido café. Por el aspecto y lo que me habían contado las auxiliares, con una demencia tan avanzada no tardaría más de 15 minutos.

Es curioso lo entretenidos e interesantes que pueden llegar a ser 20 minutos de delirios, en los que me he quedado totalmente absorto.

Pues va a ser, por primera vez en muchísimo tiempo, que sí que podremos hacer algo por él.

"Lo maravilloso era que el hombre que hablaba más, era a veces el que decía menos"

Mi paciente, durante su ¿delirio?

1 comentario:

Yogurin dijo...

Lo que tiene el hombre es la cabeza llena de poesía, que suerte poder ayudarlo no? :)