martes, mayo 20, 2008

Eterno retorno

Con la ayuda de una cerveza para catalizar mi cerebro, he cambiado de opinión. No nos extinguiremos. La raza humana no está en retroceso, simplemente forma parte de un ciclo, el Eterno Retorno. Todo lo que ha sucedido volverá a suceder, cíclicamente hasta el infinito.

Y se preguntarán ustedes ¿como he sido capaz de tan sesuda reflexión?. Pues pensando en la relación entre el email y los pañales.

Tuve esta revelación mientras me comía un bocata con una cervecita. ¿Recuerdan los inicios del correo electrónico?. Todo era POP3, y encima en su mayoría era de pago. Luego llegó Hotmail: ¡por fin podríamos leer nuestro email desde cualquier ordenador sin tener gestor de descarga!. Increíble, todos lo flipamos (al menos los navegantes más veteranos como yo). Pero llegó un momento en que todas las cuentas de email gratuitas eran webmail y... manda huevos, resulta que ahora hay que pagar por tener una cuenta POP. Bueno, la evolución es la evolución y todo eso pero... manda huevos. Pero cuando realmente la cosa tiene cojones es cuando llega un nuevo protocolo, llamo IMAP que, entre otras maravillas, permite ver tu correo desde un gestor de correo... ¡¡¡como si estuvieras en webmail!!!. ¡¡Dior que orgasmo!! ¡¡nunca me lo hubiera imaginado!!, como habré podido vivir hasta ahora si eso!!

Y digo yo, para eso trabajo directamente en webmail, total, actualmente Gmail carga más rápido que mi Thunderbird...

Si ya lo decía el viejo Nietzsche, Eterno Retorno.

¿Y qué tiene q ver todo esto con los pañales?. Mucho, tal vez demasiado. Los pañales son el arquetipo, la quintaesencia del Eterno Retorno. ¿Por qué?

Puede que muchos no me crean, pero juro por la cobertura del móvil que en el pasado... ¡¡los pañales eran unisex!! ¡¡servían tanto para niño como para niña!!. Luego llegaron los pañales específicos para niños y los de niña, super novedad, wow, qué bárbaros éramos antes que poníamos el mismo pañal a niños y niñas.

Pero pasó el tiempo y llegó la revolución: Se acabó volverte loco buscando en el super los pañales de niño o de niña. ¡¡NOOOOO!!, llega por fin, el pañal..... ¡¡UNISEX!!

¡Dior, que bombazo, que novedad!

Esto es tan cierto como la vida misma. Casi me da miedo. ¿No estará detrás el Ministerio de la Verdad de Orwell?

Pues niños y niñas, hoy han aprendido la relación entre el email, los pañales y Nietzsche. No es mucho, pero mejor que ver Operación Triunfo.

4 comentarios:

LUIS AMÉZAGA dijo...

Estoy enfermo de verdad porque veo cierta lógica en lo que usted expone :)

cosmofonio dijo...

Se aprovechan de nuestra poca memoria, me temo. Y muchos picamos.

María23 dijo...

a tu blog no le falta de nada, filosofía... etc manda huevos!! que sea gratis y no te tengamos que pagar por hacer esta maravilla, o no mi querido Watson? jaja si es que... manda coj.. ^^

jesus751990@hotmail.com dijo...

El Eterno retorno de Nietzsche choca un poco con el resto de su filosofía, parece que finalmente Friedrich se acobarda y teme a la muerte, no asume que después de esta deje de existir indefinidamente, asi que inventa el Eterno retorno y la vida como un ciclo, naces, mueres... naces, mueres; desde mi punto de vista aqui dejo de ser un Superhombre. Aunque siempre es más reconfortante pensar que la muerte no supone el fín.