lunes, diciembre 26, 2005

Cocherito leré

Llega un momento en la vida de todo hombre que sacrifica lo más importante en la vida para lograr un objetivo. Yo he sacrificado los ahorros de un año para comprarme un puñetero vampiro de color verde metalizado.

Image Hosted by ImageShack.us

Supongo que comprarse el primer coche es un status, el abandono de la niñez (con 27 años). A cambio del dineral que se suelta y el cancer que supone mantener este engendro, algo se gana. Se gana en independencia, autonomía, status, y sobre todo se consigue un asiento de atrás.

Un profesor mio decía que uno no es adulto hasta que abandona el techo familiar y se mantiene por sus propios medios. Mientras tanto, se es un adolescente tardío. Bueno, ya he dado el primer paso para abandonar la adolescencia.

6 comentarios:

Dynaheir dijo...

Hmmm yo veo lejos sacarme el carnet del coche jeje (el miedo que tengo me lo prohibe)... Aunque aún soy muy joven (19 años)

Un abrazo mañanero

Deyector dijo...

Hale, hale, a devorar kilómetros y quemar gasolina, cuidadín no te vayas a emocionar y te salgas de la isla

LUIS AMÉZAGA dijo...

Ahora tendrás que hipotecar el coche para echarle gasofa, y luego pensar dónde quieres que te lleve ese transportador humano. Cuando sepamos eso, sí que seremos adultos.

TST dijo...

Muy importante el detalle del asiento de atrás. Es lo más importante a la hora de elegir un coche (según qué edades, claro).

Alicia 2.0 dijo...

Uys y para qué quieres un asiento de atrás?? :o)

Poledra dijo...

Jajajaja, ahora necesitas una mantita...sino, con este frío no se yo cómo vas a estrenar como dios manda ese coche!!

;-) un abrazo, encanto.