jueves, noviembre 03, 2005

Mi otro apendice

Este cabrón es mi movil:

Image Hosted by ImageShack.us

Hace muy poquitos años mi vida era mucho más simple sin este apéndice que me ha salido. No puedo vivir sin él, ni tampoco con él, por desgracia.

He de decir que este bicho es un puto cáncer. No solo para mi cuenta corriente, sino también por la necesidad psicológica que tengo de llevarlo siempre en el bolsillo, me va a acabar dejando sin libro de familia (pero eso si, que gustito el vibrador en zonas falico-anales).

Tiemblo cuando suena, me desquicio cuando no suena, me aumenta la tasa cardiaca, se me entrecorta la respiración, se me seca la boca. Y luego dicen que las radiaciones del movil son malas, lo dañino es lo que hay al otro lado de él.

Odio a mi segundo apéndice.

8 comentarios:

scape95 dijo...

Y lo feo que es el cabrón...

XDDD

LUIS AMÉZAGA dijo...

Dame el número y te llamo. Ya verás lo que es gozar de verdad.

¿A eso se referían cuando hablaban de sexo telefónico?

Deyector dijo...

Eso es porque no has probado a llegar a casa con la vejiga a reventar, ponerte a lo tuyo y que suene, mi huella quedará para siempre en ese techo...

aniku dijo...

Hum...
tú tas enamorao!!

;)

Miss Pink dijo...

jaja las sensaciones del celu... yo tengo cel desde hace bastante, me robaron dos, voy por el 3ro q me encanta y lo mimo mucho, es mi novio 8no mi vida) no toy pendiente d el todo el tiempo...

El Germen dijo...

Cuanta verdad en lo que dices... :)

Tengo la suerte de trabajar (digo vivir) en un puesto en el que al estar suficientemente lejos de la ventana en medio de una matriz de edificios altos y cercanos, no tengo cobertura. Ahora los fines de semana lo apago.

Hasta ahora nunca he visto justificada ninguna necesidad de aquí y ahora que me hayan intentado imponer. Cuando yo tengo necesidades urgentes - bueno, mejor no me explico más :D

Deseando que llege el 12 de noviembre ;) - Nos vemos en casa...

Liseth dijo...

Si es que después de resistirnos a llevarnos esa cosa con nosotros, una vez hemos caído en sus garras bajamos todas nuestras defensas y encima nos hacemos dependientes...ultradependientes, diría yo... ¿qué hay de esa horrible sensación de vacío, esa ansiedad cuando sales de casa y te percatas que tu móvil se ha quedado allí? y seguro que no vas a recibir ninguna llamada importante... pero el maldito "y si..." estará martilleándote en el oído hasta que puedas ver esa minúscula pantallita en tus manos otra vez...

jajaja es casi enfermizo esto de los móviles

un saludo ;)

Wendyqueridaluzdemivida dijo...

Pues dicen que encima provoca pérdida de memoria...o algo así.
Fdo. Dori la colega de Nemo.
¿como salgo de aquí?